Cerca de 470,000 empresas alemanas solicitan reducción de jornada subvencionada

Un total de 470,000 empresas alemanas han solicitado la reduccción de jornada subvencionada de parte de su plantilla, informó este martes el ministro de Trabajo, Hubertus Heil, y el director de la Agencia Federal de Empleo, Detlev Scheele.

Con la solicitud, las empresas empiezan el proceso formal para que sus trabajadores puedan recibir las compensaciones de la Agencia Federal de Empleo por la reducción de jornada.

Según Heil, las solicitudes proceden prácticamente de todos los sectores. Subrayó que la herramienta permite mantener el puesto de trabajo al cual el empleado puede volver una vez termine la crisis.

A lo largo de 2019, un promedio mensual de 1,300 empresas habían presentado solicitudes de reducción de jornada y en febrero de este año habían sido 1,900, lo que muestra el salto que han dado las cifras en las últimas semanas con la crisis del coronavirus.

Una empresa puede reducir la jornada de parte de sus trabajadores, tras un acuerdo con el comité de empresa o directamente con ellos en donde no haya comité de empresa, y presentar, para que se apruebe la medida, una solicitud a la Agencia Federal de Empleo.

La agencia, tras aprobar la solicitud, asume la totalidad de las cotizaciones a la Seguridad Social.

«Les ayudamos a las empresas a mantener sus trabajadores y a los trabajadores a mantener sus puestos de trabajo. Con ello, la Agencia Federal de Empleo es un bastión importante para la economía y para el estado social», dijo Scheele.

Según Scheele, de momento no es posible predecir el número de trabajadores que se pueden ver afectados por la reducción de jornada, ya que se trata de una herramienta de la que se puede hacer un uso flexible.

No obstante, el experto en mercado laboral de la Unión Cristianodemócrata (CDU), Peter Weiss, considera que puede llegar a haber 3 millones de trabajadores en jornada reducida.

Con ello se superaría el récord de 1.4 millones de trabajadores con reducción de jornada de la primavera de 2009, a causa de las repercusiones de la crisis financiera y económica internacional.