El Banco de Japón amplía su programa de préstamos para empresas

El Banco de Japón (BoJ) decidió este martes ampliar la cuantía de su programa de créditos para empresas afectadas por el coronavirus, así como mantener su estrategia de flexibilización monetaria.

La junta de política monetaria del banco central nipón aprobó estas medidas por ocho votos a uno al término de su reunión de dos días, según anunció en un comunicado emitido este martes.

El BoJ ampliará hasta los 110 billones de yenes (901,000 millones de euros/1,02 billones de dólares) el programa de créditos a coste cero y otras medidas de liquidez para las empresas, por encima de los 75 billones de yenes (614,790 millones de euros/697,000 millones de dólares) que había destinado inicialmente a esas medidas el pasado mayo.

Estos fondos adicionales, que serán financiados por un presupuesto extraordinario aprobado recientemente por el Ejecutivo, forman parte de un amplio paquete de estímulos puesto en marcha de forma coordinada entre el banco central nipón y el Gobierno que lidera Shinzo Abe.

Las otras medidas más destacadas que tomó anteriormente la junta de política monetaria del BoJ en respuesta a la pandemia incluyen despojarse del tope para comprar deuda estatal e incrementar el límite para sus adquisiciones de bonos corporativos y otros instrumentos de financiación para empresas.

En su reunión que concluyó hoy, el BoJ también optó por dar continuidad a las líneas generales de su estrategia de flexibilización, entre ellas fijar los tipos de interés de referencia a corto plazo en el -0.1 % y mantener en torno al 0 % el rendimiento del bono estatal a largo plazo.

En este sentido, el gobernador del BoJ, Haruhiko Kuroda, sugirió en una rueda de prensa tras conocerse la decisión, que «no es probable» que los tipos de interés aumenten por lo menos hasta 2023, aludiendo a la debilidad de la inflación en el país por la pandemia.

Kuroda sí afirmó la respuesta de la entidad podría prolongarse debido al contexto actual de incertidumbre económica, al señalar que la entidad ampliará aún más sus programas de apoyo para ayudar a la financiación corporativa «según sea necesario», según declaraciones recogidas por la agencia local de noticias Kyodo.

La entidad también mantuvo intacto su diagnóstico de la economía nipona, que se encuentra en «una situación extremadamente grave debido al impacto del nuevo coronavirus tanto en Japón como en el exterior», lo que ha dañado las exportaciones, a los resultados e inversiones corporativos y al consumo doméstico.

La tercera economía mundial entró en recesión técnica en el primer trimestre del año, al registrar el producto interior bruto una caída del 0.6 % en enero-marzo, tras el descenso del 1.9 % en los tres últimos meses de 2019.

El BoJ prevé que la economía nacional se mantenga «en una situación grave» por un tiempo debido a los efectos del nuevo coronavirus a nivel interno y externo, aunque también cree que la actividad económica «se irá reiniciando de forma gradual».

En el contexto de la pandemia y de la caída de los precios internacionales del crudo, el BoJ también estima que el índice de precios de consumo «se situará en negativo por un tiempo», lo que vuelve a alejar su objetivo de alcanzar un ritmo de inflación anual de en torno al 2 %.

El BoJ reiteró asimismo su intención de «tomar medidas adicionales de flexibilización» si fuera necesario por el impacto de la COVID-19. EFE