Planean recurso de amparo preventivo para evitar impuesto a servicios digitales

El presidente de la Cámara Dominicana de Comercio Electrónico (Cadolec), Domingo Rojas Pereyra, anunció que la próxima semana incoará un recurso de amparo preventivo ante el Tribunal Superior Administrativo (TSA) para evitar el cobro de impuestos a los servicios digitales, un plan que el gobierno dominicano espera poner en marcha el próximo año, según lo establece el proyecto de Ley de Presupuesto General del Estado 2020.

Rojas Pereyra expresó “que la voracidad fiscal del Estado no puede seguir centrándose en el sector de las telecomunicaciones y estar dirigida a la clase media que es la que mayormente consume productos adquiridos mediante el comercio electrónico y tiene como medios de esparcimiento servicios en línea como Netflix, Spotify, entre otros”.

Agregó que al aplicar otro tributo de paso el gobierno incurriría en una doble tributación “porque al pagar por el servicio de estas plataformas digitales, el suscriptor dominicano le paga impuestos a ellas y de consumarse el despropósito de que también pague tributos al Estado dominicano, se incurriría en una doble tributación”, señaló el presidente de Cadolec a través de un comunicado de prensa.

Por último, Rojas Pereyra manifestó que aplicarse un impuesto a estas empresas que ofrecen servicios digitales que sería el equivalente al Impuesto a la Transferencia de Bienes Industrializados y Servicios (ITBIS) o al Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) de todos los servicios de telecomunicaciones que incluyan la transmisión, según el artículo 21 de la Ley 253-12 sobre el Fortalecimiento de la Capacidad Recaudatoria del Estado para la Sostenibilidad Fiscal y el Desarrollo Sostenible, de fecha 9 de noviembre de 2012, la República Dominicana se convertiría en uno de los países con mayor carga tributaria al internet y a las plataformas digitales del mundo, contradiciendo así los pronunciamientos de las autoridades pretender el desarrollo de las telecomunicaciones, reducir la brecha digital y ello constituye una de las mayores trabas para la promoción y la expansión del comercio electrónico a nivel nacional.