Trump anuncia arancel a productos mexicanos y medida impacta mercados

En un anuncio sorpresivo que podría poner en riesgo un importante acuerdo comercial, el presidente estadounidense Donald Trump indicó anoche que impondrá un nuevo arancel del 5% sobre todas las importaciones de México para presionar al país a tomar más medidas para detener el flujo de migrantes centroamericanos que tratan de cruzar la frontera hacia Estados Unidos.

Señaló que el porcentaje aumentará gradualmente “hasta que el problema de la inmigración ilegal se solucione”.

La decisión mostró que Washington está dispuesto a llegar a tal extremo y a buscar nuevos recursos para presionar a México a emprender acciones — incluso con el riesgo de obstaculizar otras prioridades políticas como el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), que es parte fundamental de la agenda legislativa de Trump y crucial en sus esfuerzos de reelección.

“El 10 de junio, Estados Unidos impondrá un arancel de 5% sobre todos los productos que lleguen a nuestro país desde México, hasta que los migrantes ilegales que pasan por México y entran en nuestro país se detengan. Los aranceles aumentarán gradualmente hasta que el problema de la inmigración ilegal se solucione”, tuiteó, y agregó: “Y entonces los aranceles serán eliminados”.

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró el viernes que México no responderá con desesperación a la amenaza del estadounidense Donald Trump de aplicar aranceles coercitivos, sino con la búsqueda de diálogo.

López Obrador dijo que envió a su secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, a Washington para mostrarle a Trump datos que demuestran que México está tomando medidas para frenar la inmigración ilegal.

Trump ha acusado al gobierno mexicano de no hacer lo suficiente para frenar el flujo de migrantes de países como El Salvador, Honduras y Guatemala que han emprendido el viaje hacia Estados Unidos para solicitar asilo. Trump ha estado deseoso de tomar medidas cada vez más radicales y llamativas en la materia, ya lo que lo considera fundamental para su campaña de reelección, pues anima a sus simpatizantes.

Daniel Ujczo, abogado de comercio internacional con sede en Ohio, señaló que la medida pone contra las cuerdas a los legisladores que quieren votar a favor, debido a que las compañías en los estados y distritos a los que representan terminarían pagando los aranceles. Añadió que de ser implementado, el plan podría obstaculizar la ratificación del pacto en México, en donde el presidente Andrés Manuel López Obrador solicitó el jueves una sesión especial del Senado, que está en receso, para considerar el asunto.

“Sin duda los aranceles congelan el T-MEC”, afirmó Gary Hufbauer, experto en leyes comerciales para el Instituto Peterson de Economía Internacional. Hufbauer explicó que Trump cuenta con la autoridad para imponer aranceles bajo la Ley Internacional de Economía de Emergencia, al declarar una emergencia nacional, tal como lo hizo.

“El drama es legal, pero es absurdo”, declaró.

Sin embargo, tanto él como otras personas se preguntan si Trump —quien tiene el hábito de crear problemas y luego quedarse con el crédito cuando los resuelve— realmente cumplirá su amenaza.

“Esto parece más un teatro y una táctica que una estrategia para resolver la crisis migratoria y normalizar el comercio en América del Norte”, declaró.

Jesús Seade, el negociador comercial del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo que la amenaza es “sumamente seria” pero también le restó importancia, por ser poco probable.

“No es secreto para nadie” que el presidente Trump es muy activo en su uso de Twitter, pero escribe algunos mensajes que no se concretan, declaró.

El anuncio de Trump de imponer aranceles a todas las importaciones mexicanas hizo eco prácticamente en toda la economía de Estados Unidos, haciendo caer las acciones de empresas que fabrican vehículos, operan trenes o venden algo importado.

Ya sean los aguacates para los tacos o el guacamole o una nueva camioneta Chevrolet Blazer, los estadounidenses lo van a sentir en sus bolsillos si los aranceles entran en vigor.

Las acciones de General Motors, que importa a Estados Unidos más vehículos que ninguna otra automotriz estadounidense, cayeron más de 5% el viernes por la mañana.

Los títulos de Kansas City Southern, que opera un corredor comercial del sistema de trenes mexicano y posee una vía entre Ciudad de México y Laredo, Texas, bajaban 6%. Casi la mitad de sus ganancias anuales provienen de México.

Las acciones de la cadena de restaurantes de comida mexicana Chipotle también bajaban.