Abren el campus de la Ciutadella después de que estudiantes contra la huelga saltaran vallas

La Universitat Pompeu Fabra (UPF) ha decidido esta mañana abrir la verja que rodea el campus de la Ciutadella, en Barcelona, después de que un grupo de estudiantes que no quiere secundar la huelga convocada este martes en el ámbito universitario empezaran a saltar las vallas.Según ha informado un portavoz de la UPF, un centenar de estudiantes que ha pasado la noche en los edificios del campus han bloqueado los accesos a las aulas de la facultad de Ciencias Sociales con mesas y sillas, mientras los alumnos que quieren hacer clase esperan en el patio central del recinto, conocido como ágora.Los estudiantes de la UPF que no secundan la huelga han reivindicado ante las puertas de la universidad su derecho a hacer las clases, al igual que algún profesor que también tiene la intención de trabajar en el día de hoy.Algunos alumnos de la UPF que no quieren secundar la huelga pidieron por carta al rector que tomara medidas para garantizarles su derecho a acudir a clase.

El portavoz de la UPF ha indicado que miembros del rectorado están negociando con los alumnos que mantienen el bloqueo a las aulas para hallar una solución al conflicto en esta universidad.La UPF ha recomendado en un tuit no acudir por cuestiones de seguridad al campus de Ciutadella hasta que se normalice la situación «debido a la situación de bloqueo total».

El Sindicat d’Estudiants dels Països Catalans (SEPC) inicia este martes una huelga indefinida en las universidades catalanas para permitir «la movilización continua» en respuesta a la sentencia del Tribunal Supremo sobre el 1-O.El sindicato ha remarcado que para permitir esta movilización continua ve necesario permitir a los estudiantes universitarios elegir la evaluación única y aplazar las actividades evaluables.Fuentes del SEPC han asegurado que pese a que ha habido facultades y universidades que han dado pasos en ese sentido, quedan centros por facilitar ese tipo de evaluación.Al paro estudiantil a partir de este martes también se ha sumado la Associació d’Estudiants Progressistes (AEP), que pide la «amnistía de los presos políticos y el derecho de autodeterminación», y que también pide la evaluación única y aplazar actividades evaluables y de asistencia obligatoria.Las universidades públicas catalanas debaten esta semana la flexibilidad de la evaluación de este primer cuatrimestre ante las peticiones estudiantiles, han informado a Europa Press fuentes de las instituciones de educación superior.Nueve facultades de la Universitat de Barcelona (UB) -de las 16 que consta- han recomendado aplazar las actividades académicas evaluables y ampliar el plazo para acogerse a la evaluación única.Las facultades que han alcanzado un acuerdo para flexibilizar la evaluación y docencia son las de Filosofía, Geografía e Historia, Matemáticas e Informática, Medicina, Física, Química, Educación, Psicología y Farmacia.En la Autónoma de Barcelona (UAB), cada facultad está debatiendo con los estudiantes, y se hablará de la flexibilización en el Consell de Govern previsto para este miércoles, y en la Politècnica de Catalunya (UPC), las diferentes escuelas comenzarán esta semana a debatir cómo hacer efectiva esta flexibilidad.La de Girona (UdG), en cuyo claustro extraordinario se aprobó incorporar de forma excepcional un sistema «alternativo» de evaluación, ha convocado un Consell de Govern extraordinario el jueves donde abordará este aspecto.En la de Lleida (UdL) no han recibido peticiones en ese sentido y las estudiarían si llegasen.El SEPC también ha convocado huelga en los institutos de Secundaria para el miércoles 30 y el jueves 31 para que no se «penalicen» las ausencias de alumnado -como ya hicieron los pasados 24 y 25 de octubre-.Esos dos mismos días también había convocado huelga en Secundaria y universidades el Sindicat d’Estudiants (SE), que confía en que ese paro pueda ser un «primer paso» para una nueva huelga general.