Cronología de la agónica crisis humanitaria y política del barco de Open Arms

AGENCIAS

Llegada a Cádiz de los 15 migrantes que llegaron a bordo del buque Audaz.

El pasado 1 de agosto, el Open Arms, un antiguo remolcador de Salvamento Marítimo construido en 1974 y donado por la naviera Grupo Ibaizabal a Proactiva Open Arms en febrero de 2017, rescató a 55 personas en el Mediterráneo. Comenzaba así su agónica búsqueda de un puerto seguro que se prolongó durante 19 días con sus noches.

Dos rescates más, hasta 163 personas a bordo, 31 de ellas menores, y un goteo incesante de evacuaciones hasta el desembarco final marcan la crónica de una crisis que ha tensado al máximo el pulso entre la ONG fundada por Óscar Camps y los gobiernos español e italiano y ha puesto contra las cuerdas a toda la UE.

Estos son los momentos más destacados de la misión número 65 del Open Arms.

Un mes de incertidumbre

El 1 agosto, la ONG española Proactiva Open Arms rescata a 55 inmigrantes, entre ellos dos bebés mellizos y una mujer embarazada, en el Mediterráneo central y reclama por primera vez un puerto seguro. Así lo anunciaba el propio Óscar Camps: «Entraba agua y había escorado tanto que estaba a punto de naufragar».

También se encuentran en esa zona otras dos embarcaciones: el Alan Kurdi, de la ONG alemana Sea Eye, con 40 inmigrantes a bordo a los que salvó la vida un día antes a unas 30 millas de la costa de Libia; y el barco humanitario Ocean Viking, de Médicos Sin Fronteras (MSF) y SOS Mediterranée, que en ese momento transporta a 85 inmigrantes, aunque llegará a albergar a 356.

Al día siguiente, el 2 de agosto, el barco de Open Arms socorre a otras 69 personas, entre ellas dos niños y dos embarazadas. La política española comienza a ofrecer puertos seguros: El presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el conseller de Acción Exterior, Alfred Bosch, ofrecen al Open Arms los puertos catalanes.

El 3 de agosto son evacuadas dos mujeres embarazadas por la Guardia Costera italiana, pero en el barco siguen 121 personas. Llega el segundo ofrecimiento de un puerto español de mano de Joan Ribó, alcalde de Valencia. Extremadura muestra su disponibilidad para acoger a 10 migrantes y el PP reacciona y pide una «respuesta coordinada con la Unión Europea» ante la propuesta de Ribó.

En los días posteriores se llevará a cabo una serie de reproches entre el Gobierno de España y Óscar Camps, fundador de Open Arms. El 4 de agosto, Proactiva Open Arms pide «urgentemente» un puerto seguro que Italia y Malta le siguen negando.

El día 5 de agosto, el ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, afirma que «no puede ser» que España sea el único puerto seguro del Mediterráneo ni que sea el único país que esté asumiendo las labores de salvamento de inmigrantes, porque esta no es una cuestión «voluntarista» sino de política de la Comisión Europea. En este punto, el president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, apunta al Gobierno italiano, que es «quien debe atender» a la nave.

La portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, el 6 de agosto, insiste en que la acogida de los 121 inmigrantes que siguen esperando a unas millas de la isla italiana de Lampedusa «es responsabilidad de la Unión Europea en su conjunto». Al día siguiente, Óscar Camps envía una carta a Pedro Sánchez para pedirle que facilite la activación del mecanismo de reparto europeo que puede permitir el desembarco en Italia o Malta de los 121 inmigrantes rescatados.

Paralelamente, el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, acusa a la ONG de usar los rescates como «provocación política». Comienzan a sucederse las «crisis de ansiedad y de nerviosismo» entre los inmigrantes del barco y el presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, pide al de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, «ayuda urgente y una distribución justa» de los 121 inmigrantes.

El 9 de agosto, el actor Richard Gere llega al barco para mostrar su apoyo. Mientras tanto, Salvini insta al Gobierno de España que «se haga cargo de los 120 a bordo del Open Arms» y a Richard Gere que acoja a los migrantes «en sus mansiones».

Entre el 11 y 12 de agosto se llevan a cabo 11 evacuaciones y la ONG pide a la embajada española en Malta asilo para los 31 menores presentes en el buque.
La Comisión Europea dice que está en contacto con los Estados miembros para explorar soluciones, aunque no ha iniciado todavía una coordinación puesto que ningún país se lo ha solicitado.

En los siguientes días continúan los reproches y exigencias: El coordinador legal de la ONG, Jaime Rodrigo de Larrucea, sostiene que España tiene la obligación legal de tramitar el asilo de los menores que ha pedido el capitán del buque en la Embajada de España en Malta y Ábalos contesta que al capitán «no le corresponde ejercer esa función» porque «no tiene capacidad jurídica». También se evacúa a otras cuatro personas.

Cerca de Lampedusa

El 14 de agosto, el Open Arms se acerca a pocos metros de las costas de Lampedusa después de que un Tribunal Administrativo italiano tumbara el veto que le impedía entrar en aguas italianas impuesto por Salvini, que amenazaba a la ONG con multas millonarias y la incautación del barco. Sin embargo, aún depende del ministro autorizar que atraque en el puerto, algo que rechaza de plano.

Mientras tanto, en el barco quedan 138 migrantes, que serán repartidos entre seis países europeos: España, Francia, Alemania, Rumanía, Portugal y Luxemburgo. Duarante el 16 de agosto se producen 13 evacuaciones más con rumbo a Lampedusa.

El 17 de agosto, el buque logra que bajen a tierra los 27 menores no acompañados que hay a bordo. Quedan 107 personas. Al día siguiente, el Ejecutivo español ordena habilitar el puerto de Algeciras como destino para el Open Arms. Por primera vez, Pedro Sánchez se refiere a este asunto desde que estalló la crisis para informar de esta decisión.

La ONG rechaza la oferta por considerar inviable emprender otros cinco días de travesía, lo que lleva al Gobierno a ampliar su oferta a Mahón y Palma de Mallorca, los puertos españoles más cercanos al barco, que insiste en atracar en Lampedusa.

Durante la noche del 20 de agosto se suceden las evacuaciones, y son ya 83 los inmigrantes que quedan en el barco. Desde el Gobierno español deciden enviar el buque de la Armada Audaz hacia la isla para atender a los inmigrantes que se encuentran en el Open Arms y acompañarlo después al puerto de Palma.

Casi simultáneamente a que el buque zarpe, el fiscal de Agrigento, Luigi Patronaggio, atiende la petición de la ONG y ordena el desembarco, que se produce finalmente por la noche, así como la incautación del barco con fines probatorios dentro de la investigación que abre por omisión del deber y que se une a la que ya había iniciado por secuestro de personas.

Los inmigrantes esperan ya desde tierra firme conocer su futuro tras confirmarse que serán al final cinco países y no seis -los citados menos Rumanía– los que les acojan.

El Audaz llega a Lampedusa

El 23 agosto el buque Audaz llega a Lampedusa y el Gobierno decide mantenerlo allí a la espera de «acontecimientos» en Italia. La Fiscalía de la Audiencia Nacional tiene que decidir si abre una investigación contra la ONG por tráfico de seres humanos tras haber incoado diligencias en relación a la denuncia que Vox interpuso en su contra por este delito.

El 26 agosto el Audaz parte al puerto de Pozallo (Sicilia) para recoger a los 15 inmigrantes mientras Bruselas ultima los detalles de la reubicación. Al día siguiente, la nave emprende el camino de regreso a España para llevar a San Roque (Cádiz) a los 14 hombres y una mujer (4 de Eritrea, 3 de Sudán, 3 de Gambia, 2 de Ghana, 1 de Nigeria, 1 de Libia y uno de Etiopía).

Unidas Podemos logra que sea Calvo y no Pedro Sánchez la que deba dar explicaciones forzando la comparecencia de la vicepresidenta en un pleno extraordinario y la vicepresidenta asume con «normalidad y naturalidad» su comparecencia y defiende que en catorce meses se ha hecho «mucho y bueno» en política migratoria.

El 29 agosto Calvo reprocha al Open Arms que «nunca, en ningún momento», pidió ir a un puerto español a pesar de que en otras tres operaciones de rescate ejecutadas el año pasado sí que optó por el de Barcelona o Algeciras (Cádiz) pese a no ser los más cercanos.

Desde Italia, el juez de instrucción de Agrigento levanta el embargo al Open Arms, que debe seguir retenido para someterse a un control técnico el 9 de septiembre.

Por último, los 15 inmigrantes del Open Arms llegan a San Roque, desde donde son trasladados al Centro de Atención a Inmigrantes de Campano (Chiclana de la Frontera, Cádiz) hasta que sean derivados al sistema de acogida de protección internacional.