El ministro de Defensa de Sri Lanka afirma que el atentado fue una represalia por el ataque en Nueva Zelanda

20MINUTOS.ES

Los muertos de Sri Lanka se elevan a 310.

El ministro de Defensa de Sri Lanka, Ruwan Wijewardene, ha afirmado que la cadena de ataques terroristas durante el pasado domingo de Pascua fueron represalias por la masacre de los musulmanes en Christchurch, Nueva Zelanda.

Wijewardene ha citado a los trabajadores de la Policía que están llevando a cabo las labores de investigación, y ha explicado ante el parlamento del país que las pesquisas preliminares apuntan a un acto de venganza, y que «ambos ataques están relacionados».

Entre las 310 víctimas mortales que ha causado el atentado de Sri Lanka se encuentra una pareja gallega, de 31 y 32 años. Ella, María González había ido a visitar a su novio, Alberto Chaves, a la India, dónde él trabajaba en la filial de la empresa viguesa de congelados Profand. Ambos se encontraban de vacaciones en Colombo. La repatriación de sus cuerpos se prolongará «varios días», según fuentes diplomáticas citadas por Efe.

Las reivindicaciones del atentado

Antes de estas declaraciones, el grupo Jamaat al Tawhid al-Watania había reivindicado esta madrugada los atentados de Sri Lanka, según ha informado la cadena de televisión Al-Arabiya TV. Este grupo terrorista es una escisión de la organización terrorista Jamaath Tawhid.

A pesar de esta reinvindicación, el Gobierno de Sri Lanka asegura que los atentados fueron obra del National Thowheeth Jama’ath, un grupo de ideología terrorista islamista. El Centro Internacional para el Estudio del Extremismo Violento, un organismo europeo, este grupo tiene como objetivo «difundir el movimiento yihadista global y crear odio, miedo y divisiones en la sociedad». En un principio, este grupo era conocido por actos de vandalismo, por tanto, este sería su primer ataque mortal, según el Gobierno de Sri Lanka.

Su  líder, Mohamed Zahran, es conocido por estar vinculado al DAESH, además de por haber eralizado varios vídeos llamando «a la guerra santa contra los infieles». En un principio