El Open Arms ya puede entrar en aguas italianas: la justicia revoca la orden de Salvini de prohibirle el paso

 

  • El Tribunal Administrativo Regional considera que el barco «se encuentra en una situación de evidente dificultad».
  • Ante el empeoramiento de las condiciones meteorológicas, la embarcación va a buscar abrigo en Lampedusa.
  • El ministro del Interior de Italia responde que firmará una nueva prohibición en las próximas horas.

El Open Arms ya puede entrar en aguas italianas sin la amenaza de ser retenido ni de pagar multas millonarias tras quedar cancelada por un tribunal administrativo de Lazio la prohibición firmada por el ministro del Interior, Matteo Salvini.

Así lo ha anunciado este miércoles en Madrid el fundador de la ONG catalana, Óscar Camps, tras reunirse con el embajador de Alemania en España, a quien ha pedido que medie con el Gobierno español para encontrar una solución permanente a los rescates en el Mediterráneo.

«El tribunal administrativo italiano admite el recurso Open Arms contra el decreto de seguridad de Salvini que prohíbe la entrada de barcos humanitarios en sus aguas territoriales sin autorización bajo amenaza de multa de un millón de euros. Queda suspendido el decreto», ha agregado en su cuenta de Twitter.

Camps también ha avanzado que pedirá la evacuación inmediata «por motivos médicos» de los 147 inmigrantes que aún permanecen abordo, aunque no lo hará «sin obtener antes la autorización previa de las autoridades italianas o maltesas, los países en los que se encuentran los puertos seguros más cercanos».

«Buscamos la legalidad absoluta», ha resaltado el fundador de la organización, quien ha anunciado que ante el empeoramiento de las condiciones meteorológicas van a buscar ya abrigo en la isla italiana de Lampedusa.

Necesidad de asistencia urgente

En su fallo, el Tribunal Administrativo Regional (TAR) explica que «la situación de gravedad y urgencia excepcionales» justifica que se permita desde este momento la entrada del buque en aguas territoriales italianas «para que las personas rescatadas que lo necesiten reciban asistencia médica».

El tribunal considera que el barco «se encuentra en una situación de evidente dificultad» y las personas a bordo necesitan recibir asistencia urgente.

La ONG lleva desde el 1 de agosto en aguas internacionales esperando la autorización para atracar en algún puerto seguro de Europa.

«Volveré a firmar mi ‘no'»

La respuesta de Salvini no se ha hecho esperar. El ministro del Interior italiano ha reiterado que en las próximas horas volverá a firmar una negativa a que el Open Arms pueda desembarcar en Lampedusa.

«Vivimos en un país en el que un abogado del Tribunal Administrativo del Lacio quiere dar permiso para desembarcar en Italia a un barco extranjero lleno de migrantes. Yo volveré a firmar en las próximas horas mi ‘no'», ha advertido.