El papa confirma la prohibición del sacerdocio al cardenal Pell tras la condena por abuso

EFE

George Pell

El papa Francisco ha confirmado la prohibición, de manera cautelar, del ejercicio público del ministerio sacerdotal y el contacto, en cualquier modo y forma, con menores de edad al cardenal George Pell condenado por abuso sexual de menores, informó hoy el Vaticano

George Pell, que la mañana de este martes todavía figuraba como «superministro de Finanzas» en el el organigrama del Vaticano, ejercía como tesorero de la Santa Sede y era un consejero cercano al papa (se le ha calificado como «número tres» del vaticano). Se ha convertido, así, en el miembro de la Iglesia de más alta jerarquía condenado por abuso sexual.

Con la sentencia sobre su caso, se ha conocido que las víctimas de Pell fueron dos niños de trece años, uno de los cuales encaja en las tipologías jurídicas de violación (ya que el sacerdote llegó a penetrar a su víctima) y abuso sexual, y el otro en la de abuso sexual.

«Para garantizar el curso de la Justicia, el papa ha confirmado las medidas cautelares ya dispuestas al cardenal Pell desde que regresó a Australia, o sea que en espera de que se confirmen definitivamente los hechos a Pell se le prohíbe de manera cautelar el ejercicio publico del ministerio sacerdotal y como de norma el contacto en cualquier modo y forma con menores de edad», leyó el portavoz del Vaticano, Alessandro Gisotti.

La actuación del Vaticano, en las postrimerías de la cumbre sobre los abusos sexuales en el seno de la Iglesia, contrasta por su tibieza respecto a otros casos, como el del también cardenal Theodore McCarrick, cuya retirada del estado clerical fue explicitamente «definitiva e irrevocable».

De hecho, la trayectoria de Pell se ha visto frecuentemente salpicada por muy diversos casos de pederastia desde los años noventa, durante el ejercicio de los arzobispados de Melbourne (1996-2001) y Sydney (2001-2014), periodo en el que se denunciaron varios miles de casos de abuso en sus diócesis que el cardenal siempre aseguró desconocer. Para cuando accedió al cargo de «superministro» de Finanzas en el Vaticano, ya había sido señalado varias veces por las víctimas.