La campaña sexista sobre el uso del casco que indigna a Alemania

20MINUTOS.ES

  • Los anuncios en inglés muestran a modelos jóvenes, la mayoría mujeres, en ropa interior y en poses provocativas.

La campaña de tráfico para promocionar el uso del casco ciclista en Alemania ha causado una gran polémica al utilizar modelos jóvenes, la mayoría mujeres, en ropa interior y en poses provocativas.

Los anuncios han sido lanzados en inglés y no en alemán, ya que el público joven al que va dirigido tiene un amplio dominio del idioma. Desde este martes, en todo el país se pueden ver vallas, cartelones y anuncios con el eslogan Look like shit. But saves my life. (Parece una mierda. Pero me salva la vida).

Más allá de la imagen sexista que pueda causar, los expertos aseguran que spots de este tipo no ayudan al objetivo porque banalizan el mensaje de los accidentes de tráfico. «Las imágenes son tan potentes que se pueden llegar a comer el mensaje», asegua Luis Montoro, catedrático de Seguridad Vial de la Universidad de Valencia.

En cuanto la campaña se hizo pública, numerosas personas la criticaron, entre ellas miembros del propio Ejecutivo. El vídeo de la iniciativa se ha hecho viral y ya ha conseguido más de dos millones de reproducciones. «Es vergonzoso, estúpido y sexista que el ministerio de Transportes venda sus políticas usando piel desnuda», denunció Maria Noichl, presidenta del Grupo de Trabajo de Mujeres Socialdemócratas.

La ministra de la Familia, Franziska Giffey, ironizó con la campaña para criticar a su colega de gabinete subiendo una foto suya en bicicleta vestida con una chaqueta roja y una falda negra, además de un casco, con un mensaje que mostraba su disconformidad: «Querido Andreas Scheuer. ¡Estar completamente vestida también combina bien con un casco!«.

«Estoy muy satisfecho con la campaña y sé que mucha gente todavía quiere discutir con nosotros», dijo el ministro Andreas Scheuer, que afirmaba que su campaña había alcanzado un primer objetivo: «la meta ya ha sido alcanzada cuando se está discutiendo una campaña».

Pero la idea no es algo novedoso, ya que ya se utilizó en el año 1981 en españa para una campaña de la DGT que convertía el casco de la moto en obligatorio.