Reino Unido lanza su nuevo sistema de inmigración en plena crisis del ‘brexit’

EFE

Brexit

El Gobierno británico ha lanzado este sábado el nuevo sistema para que los ciudadanos de la Unión Europea (UE) que viven en el Reino Unido puedan seguir en el país una vez se materialice el brexit.

Aunque la profunda crisis política que asola el país no permite aún saber cómo se ejecutará finalmente el «divorcio» con los Veintisiete, el Ejecutivo de Theresa May ha querido adelantarse a los acontecimientos y asegurar el estatus de los comunitarios.

La aplicación para móvil ‘EU Exit ID Document Check App’ ha comenzado este sábado a funcionar plenamente, después de meses de pruebas, y a través de ella los europeos viviendo en el Reino Unido deben registrarse para no perder su derecho a permanecer a este lado del Canal de la Mancha tras la ruptura.

Para ello, deben aportar un documento de identidad, declarar si tienen antecedentes penales y entregar una fotografía, todo de manera telemática con la aplicación.

Una vez entregados los documentos pertinentes, los más de 1.500 funcionarios destinados a esta labor deben verificar la idoneidad de los solicitantes para otorgarles el estatus de asentado —si llevan cinco años de residencia en este país—, o el llamado de preasentado, si aspiran a completar los cinco años.

Un trámite que los ciudadanos de la UE —más de 3,6 millones— así como los de Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza, deberán completar antes del 30 de junio de 2021 o, si finalmente la retirada es sin acuerdo, el 31 de diciembre de 2020.

Críticas a este sistema

Este en apariencia sencillo procedimiento ha suscitado, sin embargo, críticas por parte de la organización The3million, que vela por los derechos de los ciudadanos de la UE en el Reino Unido.

Esta plataforma aboga por la implantación de un registro que de forma automática reconozca el estatus de cada persona sin la necesidad de pedirlo expresamente.

Una aspiración que no parece destinada a colmarse tras el lanzamiento de este sábado, aunque The3million sí consiguió el pasado mes de enero otro de sus objetivos, el de suprimir la tasa que en un principio había que pagar para esta solicitud.

En enero, el Gobierno conservador cedió y anunció que suprimiría la tarifa de 65 libras (75 euros) para adultos y 32,50 libras (37 euros) para menores de 16 años que en las fases piloto de este sistema —en la que unas 200.000 personas se inscribieron— costaba acceder al estatus de asentado.

A partir de este sábado, el Ejecutivo comenzará asimismo a reembolsar a todos esos solicitantes la cuota que tuvieron que pagar.

La secretaria de Estado de Inmigración, Caroline Nokes, ha manifestado su «orgullo» por el lanzamiento de la aplicación porque significa que millones de ciudadanos europeos viviendo en el Reino Unido, a los que calificó de «amigos y familia», pueden quedarse «independientemente de la relación con la Unión Europea».

«Mi mensaje a los europeos es que este es un proceso simple y directo y algunas de las experiencias personales que he escuchado es que los ciudadanos reciben la confirmación del estatus en cuestión de horas», aseguró Nokes.

En paralelo a esta inauguración, el Ayuntamiento de Londres, que dirige el alcalde laborista Sadiq Khan, comenzó este sábado a hacer circular un autobús con la inscripción «todos somos londinenses» por las calles de la capital británica.

Se trata de una campaña que han llevado a cabo abogados pro bono y voluntarios para ofrecer asesoramiento sobre este nuevo sistema a los ciudadanos europeos que deseen permanecer en el Reino Unido después del brexit.

El alcalde de la ciudad del Támesis afirmó sentirse «horrorizado» por la incertidumbre en la que el Gobierno ha dejado a los europeos sobre su futuro en el país y confió en que esta iniciativa les aporte «claridad».