Venezuela vuelve a sufrir un gran apagón

EFE

  • El servicio quedó interrumpido en al menos la mitad de los estados del país.
  • El servicio del Metro en Caracas fue suspendido.

Apagón en Venezuela

Una nueva interrupción del fluido eléctrico dejó este lunes sin luz a gran parte de Venezuela este lunes desde las 16.40 hora local (20.40 GMT), sin que la empresa estatal Corpoelec, que controla el servicio en todo el país, hubiese informado al respecto varias horas después.

Al menos una docena de las 24 entidades federales del país se han visto afectadas por este fallo, común en algunas regiones, mientras que en Caracas Efe pudo constatar que el servicio del Metro fue suspendido por lo que miles de usuarios se vieron obligados a caminar.

Cientos de informes sobre el apagón que circulaban en las redes sociales y medios locales cifraban en 16 los estados que, desde los cuatro puntos cardinales, se quedaron a oscuras.

Esta nueva interrupción del fluido trajo consigo problemas telefónicos, especialmente de una región a otra, y fallos en la conexión a internet en un país en el que casi la totalidad depende de un proveedor también estatal.

Interrupciones diarias

El último apagón de gran envergadura que afectó a Caracas se registró el 10 de abril. Sin embargo, las interrupciones del servicio ocurren a diario en estados como Trujillo (oeste) y Zulia (limítrofe con Colombia).

En marzo pasado Venezuela acumuló once días a oscuras tras dos enormes apagones que paralizaron el país y de los que el Gobierno de Nicolás Maduro responsabilizó a la oposición local y a la Administración estadounidense de Donald Trump.

Para solventar esos problemas, el Ejecutivo chavista puso en marcha un racionamiento eléctrico durante casi dos meses que dejó sin luz a 20 de las 24 entidades federales 20 horas cada semana.

El Gobierno, además, formó un Estado Mayor para atender la crisis, y anunció la modernización y reestructuración de Corpoelec.

La oposición, por su parte, asegura que la corrupción en el Ministerio de Energía Eléctrica y mala gestión de miles de millones de dólares destinados al sector son los responsables de la crisis actual.