Especialista advierte sobre exceso de médicos en el país

Las autoridades de República Dominicana deben ejercer mayor control sobre la calidad y cantidad de egresados de las escuelas de medicina, debido a que el país corre el riesgo de tener más médicos de los que necesita, acorde con parámetros de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Unos lineamientos de la OMS para el 2013 indican que los países deben tener unos 25 médicos por cada 10 mil habitantes, lo que proyectado a la fecha actual supone un excedente de profesionales de la medicina.

Así lo expuso Jorge Marte, director médico del Centro de Diagnóstico, Medicina Avanzada y Telemedicina (Cedimat), en la conferencia magistral “La educación de postgrado en Cedimat”, ofrecida el jueves pasado en la apertura de la XVI Jornada Juan Manuel Taveras Rodríguez. Según expresó, en el país unos 40 mil estudiantes cursan la carrera de medicina y se gradúan anualmente 4 mil médicos de las 10 escuelas de medicina dominicanas.

Marte aseguró que en el 2013 se estimaba en 15,400 galenos con que contaba el país. “La situación plantea desempleo entre los profesionales de la medicina y reduce considerablemente la posibilidad de que una buena parte de estudiantes que cursan la carrera puedan ejercer la medicina en los próximos años”, esbozó.  Refirió que estimulando el crecimiento económico a través de políticas que aceleren la inversión en capital humano, “los gobiernos tienen mayor probabilidad de obtener un crecimiento económico tangible para aquellos que viven en pobreza”. Explicó que el Índice de Capital Humano es un valor que se obtiene al combinar el nivel de educación y estatus de salud.

“Este índice nos permite calcular con bastante certeza el nivel de productividad en el futuro, de la población estudiada”, dijo ante un público compuesto por ejecutivos de Cedimat, autoridades de Salud Pública, médicos y líderes de opinión del sector salud.

Resaltó que el Estado es el principal responsable de la salud, de la educación y de la calidad de vida del pueblo dominicano, así como el principal financista del sistema.