Miguel Vargas y sus horas más oscuras

Con la muerte de los principales e históricos lideres dominicanos (Bosch, Peña, Balaguer) predominó una cierta nostalgia, porque llegó a nuestra nación el ocaso de los líderes.

Aquellos eran líderes carismáticos, eficientes, inteligentes, visionarios, altruistas…Eran aquellos líderes hombres excepcionales, miembros de una estirpe de gigantes hoy extinguida. Proyectaban la nación dominicana hacia un ideal de futuro.

Los que le sucedieron no aprendieron la lección.

Gobernaron y dejaron un lastre de descontentos, corrupción y también hay que decir, de obras materiales esenciales y reformas importantes.

Algunos de los que le sucedieron se revelaron ególatra ávido de poder y carente de escrúpulos.

Capaz de apuñalar a su esposa por un cargo.

En el PRD se confundió y se negaron a dejar el viejo orden de praxis política, se negaron al relevo, los dinosaurios se agruparon y prefirieron la destrucción y la muerte a que Miguel Vargas asumiera ese proceso.

Los resultados todos los conocemos, Miguel Vargas fue estigmatizados por esa corriente como el traidor, el malo y el que destruía al partido.

Fuerzas económicas, políticas y sociales se agruparon alrededor de esa corriente en contra de Miguel Vargas, y ya ido, en contra del PRD.

Miguel libró mil batallas legales y políticas, ganó cada una de las legales, pero la política la fue perdiendo.

Prefirió callar ante lo acontecido, callar ante las calumnias e infundios en su contra. Grave error.

En política el silencio es terrible, porque denota culpa, y derrota.

La virtud de “la modestia”, se puso en su contra.

Sin una imagen carismática, alejado de las masas y los dirigentes por su propio carácter y naturaleza no pudo venderse como un líder autentico.

Él tuvo la oportunidad de colocarse, ser parte de una nueva generación con un nuevo estilo de liderazgo, basado en la autoridad moral, el consenso y el diálogo.

Cuantas horas oscuras en la política, mas no así en lo familiar y empresarial ha vivido Miguel Vargas.

Sus éxitos en el mundo empresarial, su gerencia, sus éxitos en las funciones publicas ocupadas no supo trasladarla, mudarla y aplicarla a su liderazgo en el PRD.

Ahora podríamos decir que lo más correcto hubiese sido asumir la corriente que aupaba parte de su cupulo partidaria, de alianza política electoral con sus antiguos amigos y compañeros del PRM.

Están arrepentido de no haber hecho la alianza con Luis Abinader, bajaron la votación en 2 por cierto, y será desde mi punto de vista muy difícil reconquistar los espacios perdidos con la actual dirección, a menos que no den, empezando por Miguel Vargas un giro en su comportamiento, praxis política que lo acerque a la gente, a los dirigentes a la ciudadanía.

Miguel es un hombre de honor, para él era difícil romper su palabra, sus promesas, sus convenios con Danilo Medina. A pesar de que sé que él veía venir la derrota de la Era del PLD.

Pero, olvidó Miguel Vargas y la cúpula partidaria que la historia, la psicología, la sociología y la ciencia política nos ensenan que detrás de las acciones de los líderes se encuentran causas ocultas, que reflejan que detrás de la acción de grandes hombres está el trabajo del pueblo.

Por lo tanto, los cambios, el ascenso al poder no son resultado de la acción de un individuo.

Hoy, Miguel Vargas sé que vive horas oscuras en termino político, porque si analizamos la relación que existe entre un líder político y sus seguidores, lo primero que destaca es que el vínculo que los une es básicamente la búsqueda del poder. Y el Poder se fue con la alianza con Danilo MedinaPLD.

Y el PRD quedó practicante inexistente.

JPM

La entrada Miguel Vargas y sus horas más oscuras se publicó primero en .