Crean un método de propulsión para pequeños satélites que no requiere combustible: ya hay un cubesat en órbita que lo utiliza

Crean un método de propulsión para pequeños satélites que no requiere combustible: ya hay un cubesat en órbita que lo utiliza

En estos últimos días Virgin Orbit conseguía poner su primera tanda de satélites en la órbita terrestre utilizando un avión. En este tanda de satélites había uno muy pequeño pero a la vez muy especial. Un cubesat de la Universidad de Michigan que podría determinar el futuro de los pequeños satélites en el espacio. Cuenta con un curioso método de propulsión que no requiere de un propulsor de combustible tradicional e imposible de colocar en satélites tan pequeños.


Un grupo de ingenieros de la Universidad de Michigan ha construido durante los dos últimos años un nuevo método de propulsión para los cubesats. Los cubesats son pequeños satélites de apenas unos centímetros de tamaño. Se utilizan para recolectar datos de todo tipo desde la órbita terrestre y dado su tamaño es relativamente barato colocarlos en órbita. Tanto que Pepsi se plantea hasta colocar publicidad con ellos.

Cubesat

El problema de los cubesats viene dado también por su tamaño. Al ser tan pequeños no hay espacio para colocar propulsores ya que el simple propulsor superaría con creces el tamaño de todo el cubesat. Es por esta razón que los cubesats apenas tienen días o en algunos casos semanas de vida. Su tamaño hace que sean fácilmente atraídos por la gravedad de la Tierra y en cuestión de días acaban cayendo de vuelta.

Dado que no tienen un coste demasiado alto, este proceso de «usar y tirar» es bastante común con los cubesats. Pero, ¿y si se pudiese mantener los cubesats en órbita más tiempo sin necesidad de cambiar drásticamente su tamaño y peso?

Electromagnetismo (e ingenio)

Esencialmente lo que hace el cubesat MiTEE de estos investigadores es utilizar las leyes del electromagnetismo para moverse. O es lo que pretende, ya que es el primer prototipo que lanzan al espacio para determinar si en la práctica funciona como en la teoría.

Screenshot

La idea es atar dos satélites cubesat entre ellos con un cable de entre 10 y 30 metros de longitud. Mediante este cable se envía electricidad generada por los paneles solares de los cubesat. La ionosfera de la Tierra cerraría el circuito eléctrico y cuando el cable conduce una corriente en un campo magnético, el campo magnético ejerce una fuerza sobre el cable. Espera utilizar esta fuerza del campo magnético de la Tierra para empujar el satélite más alto en órbita y así mantenerlo en órbita más tiempo.

El prototipo lanzado por estos investigadores utiliza de momento un brazo rígido y no un cable. En el otro extremo habrá un cubo más pequeño para simular la idea de los dos satélites atados por un cable. Esperan poder medir en los próximos días la corriente que se puede generar y así ver la viabilidad de la idea.

Vía | University of Michigan


La noticia

Crean un método de propulsión para pequeños satélites que no requiere combustible: ya hay un cubesat en órbita que lo utiliza

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Cristian Rus

.