Nada mejora tanto la experiencia de una videoconferencia como unos buenos auriculares con micrófono: así puedes elegirlos

Nada mejora tanto la experiencia de una videoconferencia como unos buenos auriculares con micrófono: así puedes elegirlos

Si a algo nos ha obligado el periodo de cuarentena en el que nos encontramos ahora mismo es a hacer más videollamadas. Trabajar desde casa tiene ese «inconveniente», que las reuniones no son presenciales y la única forma de verse las caras es a través de una webcam. Evidentemente, también es deseable que nos escuchen correctamente, y si queremos evitar tener muchos dispositivos sobre la mesa, una buena alternativa son unos auriculares con micrófono integrado.

Por lo tanto, la pregunta que cabe hacerse es: ¿qué debemos tener en cuenta a la hora de elegir unos? Para salir de dudas, hemos preparado una serie de consejos y recomendaciones generales que nos pueden ayudan a seleccionar un modelo. Dicho lo cual, comencemos.


En la medida de lo posible, mejor con cable

Sony

Si bien es cierto que el mundo inalámbrico se ha impuesto (sobre todo en los smartphones), para hacer videollamadas más profesionales es mejor un auricular cableado en lugar de unos Bluetooth, pero maticemos. Los auriculares inalámbricos que usan tecnología Bluetooth pueden añadir cierta latencia a la comunicación. Hablamos de milisegundos, entre 150 y 200 milisegundos.

De la misma forma, por una cuestión de estándares, los micrófonos de los auriculares Bluetooth tienen limitada la frecuencia de muestreo a 16 KHz, pero eso para videollamadas no nos afecta demasiado. El nivel máximo de nuestra voz de es ocho KHz, así que no debería preocuparnos en exceso. Como decíamos, está bien con que se nos oiga correctamente, y eso lo conseguiremos con auriculares inalámbricos y con auriculares Bluetooth.

Cualquier micrófono supera con holgura los 8 Khz de frecuencia de muestreo, así que en líneas generales se podría decir que para el propósito que hoy nos ocupa, es decir, para hacer videollamadas, un micrófono normal valdrá para recoger nuestra voz. Otro asunto es que fuésemos a grabar música, en cuyo caso habría que contemplar otras opciones, pero para la voz, los micrófonos integrados en los auriculares Bluetooth están bien.

Igualmente, si buscas la mejor calidad, con un dispositivo cableado no tendrás las limitaciones de Bluetooth y podrás acceder a tasas de muestreo superiores. ¿Merece la pena? Conseguirás mejor calidad, pero la plataforma de videollamadas se encargará de comprimir el audio (y el vídeo) para optimizar el ancho de banda. La diferencia no será perceptible en las videollamadas.

¿Entonces por qué con cable? Porque a los auriculares inalámbricos se les puede acabar la batería en mitad de una reunión si nos hemos olvidado de cargarlos. Esto es más probable en los tipo AirPods, puesto que son pequeños y tiene una autonomía más limitada. No es deseable que en mitad de una videollamada se nos queden los auriculares sin batería y tengamos que pararlo todo para buscar unos sustitutos. Los cables eliminan estos problemas de raíz.

Si son Bluetooth, busca Bluetooth 5.0

Jbl

En el caso de que quieras que sean Bluetooth sí o sí, algo que hay que tener en cuenta es la versión. Lo óptimo es que sean Bluetooth 5.0, ya que tiene más alcance que Bluetooth 4.2, una mayor velocidad de conexión y más estabilidad, lo que sobre el papel debería redundar en una menor latencia. En última instancia, todo esto dependerá de la versión de Bluetooth del dispositivo al que lo conectes.

Con Bluetooth 4.2 se puede optar a 50 metros de alcance en exteriores y 10 en interiores, pero con Bluetooth 5.0 alcanzamos los 200 metros en exteriores y 40 metros en interiores. El alcance realmente no es un problema, puesto que al hacer videollamadas estaremos siempre cerca del ordenador, pero sí nos interesa la velocidad de transmisión, que es el doble que la versión anterior.

Cuidado con la distorsión

Trust

La presión acústica nos permite saber el nivel máximo que el micrófono admite antes de distorsionar el audio y se mide en dB SPL. El nivel de ruido propio, por su parte, mide el ruido (en decibelios) que se produce cuando las ondas de presión sonora impactan con la membrana. Por norma general, a mayor presión acústica y a menor nivel de ruido propio, mejor.

Hay que mirar también la relación señal a ruido, que es la «distancia» que existe entre la señal que contiene la información (la voz) y el ruido parásito que generan los componentes electrónicos. Nos interesa que sea lo más alta posible. El problema es que no todos los fabricantes desvelan estas especificaciones en sus auriculares con micrófono integrado. Por ejemplo, el Trust GXT 414 Zamak, que es el más vendido en Amazon, no muestra estos datos, mientras que el HyperX HX-HSCF-BK Cloud Flight (el más deseado) sí deja claro que su presión acústica es de 100 dB SPL.

También podemos tener en cuenta la sensibilidad, que grosso modo nos indica la capacidad del micrófono para captar sonidos más débiles. Lo verás medido en -dB, siempre en negativo y, sin entrar en tecnicismos de cómo se calcula, cuanto más positivo, más sensible es. Un micrófono con una sensibilidad de -40 dB es más sensible que uno de -60 dB. No es estrictamente necesario que el micrófono sea muy sensible porque una conversación en voz alta tiene un nivel de 70 dB, así que es recomendable buscar un micrófono son sensibilidad media.

Micro integrado o micro externo

Micrófono

Cuando buscamos unos auriculares con micrófono, lo más norma es que encontremos dos modalidades: micrófono externo y micrófono interno. Los verás a simple vista, ya que los micrófonos externos están sobre un soporte que los deja a la altura de nuestra boca y los internos, simplemente, están implementados en el propio chasis de los auriculares.

¿Cuál nos interesa más? Dependerá de nuestros gustos personales en última instancia, pero es recomendable que sea externo y, preferiblemente, movible, por un sencillo motivo: lo podremos colocar en la posición que mejor nos convenga. La calidad del sonido dependerá de infinitos factores, desde cómo esté construido el dispositivo a las características que hemos visto anteriormente.

Antes de empezar una videollamada es importante conocer nuestros auriculares y hacer pruebas de sonido para detectar la posición óptima del micrófono. Lo más recomendable es tenerlo cerca de la boca, de forma que pueda recoger nuestra voz con claridad, y preferiblemente enfrente. Sea como sea, prueba diferentes ubicaciones y grábate con la cámara del ordenador para ver cómo se te oye.

Cuando encuentres la posición óptima, en la medida de lo posible intenta no mover el micrófono y, si lo mueves, procura colocarlo en la misma ubicación en las próximas videollamadas. De esa forma conseguirás un sonido homogéneo.

El tamaño del transductor

Tranductor

El transductor es el altavoz en sí, lo que ponemos sobre nuestra oreja para escuchar música o, en este caso, la videollamada. ¿Qué nos interesa? De nuevo, no hay normas exactas, pero nos interesa que sean grandes. La mayoría de auriculares circumaurales tienen transductores de 50 milímetros, que son más que suficientes para escuchar la voz, música y videojuegos. Un rango de entre 40 y 50 milímetros será correcto, pero si puedes elegir, «más es mejor».

La cancelación de ruido siempre es un plus

Como ahora mismo estamos en época de cuarentena, seguramente te veas obligado a convivir con los clásicos ruidos de la calle (el camión de la basura, el coche que hace ruido, el vecino que se pone a hacer bricolaje…) y los de tu propia casa, como los niños haciendo ruido, la lavadora o el robot aspirador. Aunque no lo parezca, son ruidos que distraen, así que si los auriculares nos permiten aislarnos de ellos, mejor que mejor.

Hay diferentes tipos de cancelación de ruido: la activa y la pasiva. La pasiva es la que nos ofrecen los propios auriculares circumaurales y supraaurales al colocárnoslos, porque su propio diseño ya elimina ruido externo. La activa consiste en uno o más micrófonos que detectan el ruido ambiente y lo anulan emitiendo ondas de sonido adversarias.

Cancelacion

Si vas a hacer muchas videollamadas y crees que le vas a dar mucho uso, es buena idea invertir algo más y conseguir unos buenos auriculares con cancelación de ruido. Es una función que se nota muchísimo en el día a día y que se agradece si trabajamos en ambientes ruidosos.

La cancelación de ruido no solo se aplica a los auriculares, sino también a los micrófonos. Algunos micrófonos tienen cancelación de ruido para eliminar sonidos intrusos de nuestro torrente de voz mediante algoritmos, y es deseable tenerla si nuestro contexto así lo requiere.

Estas son las recomendaciones principales a la hora de elegir unos auriculares con micrófono. Recientemente, en Xataka publicamos una guía de compra de auriculares con micrófono con 14 modelos recomendados de diferentes rangos de precios. En ella podrás encontrar las ventajas de cada uno y así podrás decidir cuál se adapta mejor a tus necesidades.


La noticia

Nada mejora tanto la experiencia de una videoconferencia como unos buenos auriculares con micrófono: así puedes elegirlos

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Jose García

.