TWYP de ING muere hoy. Spoiler: luchar contra Apple, Google y Bizum sale mal

TWYP de ING muere hoy. Spoiler: luchar contra Apple, Google y Bizum sale mal

ING, propietaria de TWYP, anunció en junio que cerraría el servicio de pagos y envío de dinero el 17 de agosto. El día ha llegado, y con ello el recordatorio de que, si has sido cliente (fueras o no de ING), quizá tengas algo de saldo en la cuenta. Si es el caso, durante el día de hoy todavía estás a tiempo transferirlo al IBAN que elijas.

Para ello, bastará con iniciar sesión en su aplicación, observar en la parte superior si existe alguna cantidad pendiente, y si es así, pulsar sobre ella, y elegir la opción ‘Mover a mi banco’. Para quien no fuera usuario de TWYP ni cliente de ING, esta despedida no será muy relevante. Pero la historia de TWYP hasta este adiós sí ha sido interesante, por cómo trató de luchar contra tres grandes evidencias, resistiendo y finalmente perdiendo.



ING quiso ir por libre frente a Apple Pay, Google Pay y Bizum. No fue buena idea

Apple Pay llegó a España a finales de 2016. Android Pay, en julio de 2017. En ambos momentos hubo algo en común: ciertos bancos se subieron al carro de los pagos móviles integrados en el sistema del smartphone, pero ING no fue uno de ellos.

Antes de la llegada de Android Pay y de Apple Pay, ING ya había lanzado Twyp Cash, un servicio que permitía enviar dinero a otros usuarios a lo Bizum, pero que también permitía pagos con cashback en ciertos establecimientos y, sobre todo, permitía retirada de efectivo, algo tremendamente cómodo.

Twyp Cash funcionaba bien, pero era clamor popular entre los usuarios de ING (en cierto punto, con un perfil bastante tecnológico) que el banco se uniera a los colosos de Apple y Google. Y así fue. La rendición de ING Direct llegó en abril de 2019. Desde ese momento, permitieron añadir sus tarjetas a la Cartera de Apple.

En Android, al poder tener su propio servicio gracias al acceso al NFC para pagos, apostaron por su propia aplicación. Hasta que en 2021 también terminaron por claudicar en favor del servicio ya llamado Google Pay.

Twyp Cash tenía grandes ideas, y se adelantó por días a Bizum. Pero no se puede luchar contra 25 bancos, como no se puede luchar contra WhatsApp

El pago móvil, hasta cierto punto, no estaba tan extendido en España antes de la pandemia. Pero Bizum sí era ya un actor temible por cualquiera que le quisiera hacer oposición. Aun así, ING trató de luchar contra él hasta julio de 2020, cuando anunció su adhesión a la plataforma en la que estaban ya los principales bancos.

Por el camino, ING dejó un legado de cinco años sin ofrecer el mejor servicio posible a sus clientes a la hora de enviar de forma gratuita e instantánea a otras entidades, algo que hicieron desde el principio actores como BBVA, Santander o CaixaBank. La historia de TWYP nos deja tres contiendas contra Apple, Google y Bizum con tres derrotas clamorosas.

Lo mejor de TWYP era su retirada de efectivo aunque no fueras cliente de ING. Una parte de España se queda huérfana

Dinero

Aunque el pago con tarjeta y pago móvil hayan crecido mucho en los últimos tiempos, el efectivo sigue siendo necesario para multitud de pagos y compras. Y la realidad en muchos pueblos y barrios a día de hoy es que no hay cajeros automáticos cercanos para sacar dinero. TWYP jugaba ahí un gran papel para quien fuera usuario.

Teniendo cerca de casa algo tan común como un Día o una gasolinera Shell, los clientes podían pagar en dichos establecimientos y además pedir una extracción de efectivo de, por ejemplo, 50 euros. Un servidor lo ha usado innumerables veces tras pagar en el supermercado.

En ciudades, no contar con esta posibilidad no es tan problemático, pero en la España vaciada, disponer de una opción así, donde además muchos establecimientos no permiten pagar con tarjeta, es casi crucial. Es el mayor legado que deja TWYP, y esperemos que en algún momento otro servicio recoja el guante.


La noticia

TWYP de ING muere hoy. Spoiler: luchar contra Apple, Google y Bizum sale mal

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Antonio Sabán

.