Ya tenemos al primer perdedor de la compra de Twitter por Elon Musk: las acciones de Tesla

Ya tenemos al primer perdedor de la compra de Twitter por Elon Musk: las acciones de Tesla

El pasado lunes, 25 de abril, Elon Musk anunció oficialmente que compraba Twitter. Una operación de 44.000 millones de dólares que se encuentra entre las adquisiciones más caras de la historia. Desde entonces, las acciones de Tesla han sufrido una importante caída. Pero la pérdida de valor ya había comenzado antes.


Mucho antes. El 25 de abril, las acciones de Tesla llegaron a sobrepasar, ligeramente, los 1.000 euros de valor. En estos momentos, una acción de Tesla se sitúa en 876 dólares. Una caída que tiene mucho que ver con el anuncio de que Elon Musk comprará Twitter. Pero la caída comenzó mucho antes.

El 4 de abril, cada acción de Tesla tenía una valoración de 1.145 dólares, una de las más altas de su historia. Ese mismo día, Musk anunció que se convertiría en el máximo accionista de Twitter, con una inversión de 2.890 millones de dólares y la compra del 9,2% de acciones de la red social. Aunque el mayor golpe en bolsa se lo dio el martes, Tesla no ha dejado de perder dinero desde que su CEO anunció su intención de acaparar cada vez mayor poder en Twitter.

Preocupación. Uno de los motivos que justifican la caída en bolsa de Tesla es la preocupación de los inversores sobre lo que puede hacer Elon Musk con sus acciones de la compañía. Se sabe que para financiar la compra de Twitter, Musk habría pedido un crédito de 12.500 millones de dólares en las que sus acciones de Tesla han servido como aval.

Pese a todo, se calcula que el CEO de la compañía posee 21.600 millones de dólares en acciones de Tesla, por lo que podría vender parte de ellas para financiar con dinero efectivo la compra de Twitter si fuera necesario. Esta incertidumbre es la que habría alterado el mercado y le ha hecho perder a Tesla 126.000 millones de dólares en su valoración bursátil sólo el pasado martes.

Tesla Caida

Personalista. La volatilidad de las acciones de Tesla da una idea de lo personalista que puede llegar a ser la compañía. El miedo a que Elon Musk pueda perder poder dentro de la compañía parece que está asustando a los inversores. Pero igual que baja, el precio de Tesla sube. Es algo que lleva sucediendo desde hace años.

En apenas un año, las acciones de Tesla pasaron de valer poco más de 300 dólares a superar los 900 dólares en 2020. Entonces, el movimiento se calificó de burbuja y hasta de «una situación mesiánica» con «inversores minoritarios que son como perrillos falderos», según Jim Cramer, de la CNBC.

El valor de sus acciones en Tesla es realmente importante para explicar la fortuna de Musk. “Se está arriesgando mucho al usar las acciones de Tesla como garantía. Si las acciones del fabricante de automóviles eléctricos cayeran inesperadamente, eso podría crear mucha incomodidad», señala Russ Mold de AJ Bell a Bloomberg.

En el mejor momento. La caída en la valoración de la compañía contrasta con los datos objetivos sobre la misma. Tesla ha obtenido récord de beneficios, como ha publicado este mismo mes (3.318 millones de dólares netos) y ha conseguido que sus vehículos sean un pilar más de los mismos, dejando atrás el tiempo donde los créditos regulatorios sostenían a la empresa.

Además, sus anuncios relacionados con la conducción autónoma, especialmente con un futuro robotaxi y, en menor medida, el avance su Autopilot, habían disparado las perspectivas de futuro de la compañía. Tanto es así que algunos expertos ya apuntaban, hace solo unos días, que las acciones de Tesla multiplicarían por cuatro su valor en 2026. Y todo pese a que la compañía vuelve a estar investigada por la NHTSA, precisamente, por sus sistemas de conducción semiautónomos.


La noticia

Ya tenemos al primer perdedor de la compra de Twitter por Elon Musk: las acciones de Tesla

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Alberto de la Torre

.