Dos dominicanas en el extranjero narran sus esperanzas al recibir vacunas contra Covid-19

A las 4:10 de la tarde del miércoles 17 de febrero, la joven dominicana Nataly Santana llegó a un centro médico del condado de Colchester, en Reino Unido, para recibir su primera dosis de la vacuna AstraZeneca, creada por la Universidad de Oxford.

La cita se iniciaba treinta minutos después, a las 4:40, pero decidió arribar antes para acompañar a una amiga brasileña que al igual que ella iba con el mismo propósito. Estas dos jóvenes forman parte de las más de 16 millones de personas que han recibido la vacuna para reducir los contagios de la pandemia en el país.

Santana, de 25 años, recibió un mensaje de texto el lunes 15 de febrero, dos días antes de la vacunación. En un principio creía que era una estafa debido a que en los últimos meses se han reportado diversas organizaciones criminales que han aprovechado las jornadas de vacunación para lucrarse. Sin embargo, luego de investigar en internet se percató que sí era cierto y que a pesar de no pertenecer a un grupo prioritario sería vacunada próximamente.

“Cuando lo vi yo juraba que eso era una estafa, no quería abrir el link. Entonces al final busqué en Google la página del NHS donde dice que hay que tener cuidado con las estafas. Pero este mensaje de texto no me pedía nada de identidad ni dinero, lo único que pidieron al abrir el link fue mi fecha de nacimiento y eso confirmó mi identidad. Me salían las opciones de centros médicos disponibles y las citas. Yo reservé la más cercana”, dijo Santana, quien está cursando sus estudios de maestría en Essex, al sureste de Inglaterra.

De acuerdo con informaciones oficiales del Servicio Nacional de Salud en Inglaterra (NHS) -National Health Service por sus siglas en inglés,  entre enero y el 15 de febrero de este año los grupos prioritarios fueron los cuidadores de personas mayores de 80 años, trabajadores de la salud, adultos entre 75 y 79 años, luego de 70 a 74 años y por último personas clinicamente vulnerables. En la actualidad y hasta finales de abril, los grupos prioritarios son las personas entre 65 y 69 años, de 16 a 64 años con condiciones de salud, de 60 a 64 años, de 55 a 59 años y de 50 a 54 años, respectivamente. Para otoño se espera que sea vacunada toda la población adulta de Reino Unido, que está conformado de cuatro países: Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del Norte.

Cuando Nataly entró al centro solo había un par de personas relativamente jóvenes, luego se sentó un señor con una discapacidad y después otro hombre adulto. El perfil de los asistentes era variado.

Según contó a Listín Diario, al llegar su turno la enfermera confirmó sus datos personales y le preguntó  por qué la habían citado para la vacuna. Nataly contestó que desconocía las razones. Después de este proceso, llegó el momento de la verdad. Le fue suministrada una solución incolora y sin partículas, de acuerdo con el documento oficial de la vacuna que le fue entregado. “No me dolió para nada (la vacuna)”, indicó.

El portal de Astrazeneca expone que el porcentaje de protección de la primera dosis es de más del 70 por ciento. Además, que podría haber una reducción de la transmisión del Covid-19 de hasta un 67 por ciento.

Al recibir la dosis, la enfermera le explicó cuáles son los posibles síntomas que podría desarrollar horas después de la vacuna y le cedió una tarjeta donde se detalla su nombre, la fecha de la inyección y el número de vacuna. “Ella me dijo que me podría sentir cansada, con escalofríos y dolor de cabeza”.  Tras el procedimiento, solo ha sentido un poco de escalofríos y dolor en el brazo donde fue vacunada. La segunda dosis la recibirá en doce semanas.

Nataly está feliz y esperanzada luego de un año de pandemia. Comentó que hasta septiembre de 2020 estuvo en República Dominicana y tomaba precauciones extras para cuidar a sus familiares con comorbilidades.

“La vacuna trae cierta esperanza pero a cada rato se descubre una variante nueva y no se sabe si las vacunas combaten cada cepa. Como sea por lo menos sientes que nos estamos moviendo hacia algo, no estamos estancados”, manifestó Santana.

Hasta el jueves, en el Reino Unido se habían reportado más de cuatro millones de casos, con doce mil en el último día. Un promedio de 119,000 personas han fallecido a causa del Covid-19 en Reino Unido.

Desde inicios de enero el primer ministro británico, Boris Johnson, impuso el confinamiento nacional más estricto desde marzo de 2020. Se espera que las medidas restrictivas sean revisadas en las próximas semanas. Desde entonces los negocios no primordiales como tiendas, restaurantes, cafés, gimnasios y hasta centros educativos han cerrado sus puertas.

Precaucaciones de la vacuna Astrazeneca

De acuerdo con el documento informativo de la vacuna de Covid-19 Astrazeneca, antes de proceder a vacunarse es recomendable avisar al doctor, farmacéutico o enfermera si ha tenido una reacción alérgica después de otra vacuna; si tiene una infección severa con temperatura de más de 38 grados o si su sistema inmunológico no funciona apropiadamente o por el contrario ha estado tomando medicamentos que estén debilitando el sistema inmune.

Profesora de preescolar dominicana

Paola Amaro, una dominicana de 20 años, no esperaba ser vacunada la mañana del sábado 13 de febrero en el gimnasio de la escuela secundaria Olathe Northwest en Kansas, Estados Unidos.

Al momento de entrar al salón todo el mundo llevaba mascarillas, pero no le fue tomada la temperatura. Tuvo que mostrar una identificación para verificar su identidad y confirmar la cita. Luego la enviaron a una mesa donde recibió unos documentos con información de la vacuna Pfizer y también completó un formulario con datos personales e historial médico. Los efectos secundarios de la vacuna Pfizer son dolor en el área de la inyección, cansancio, dolor de cabeza y fiebre, detalla el portal web del NHS.

 

“Mi canción favorita de todo el mundo, The Scientist de Coldplay, estaba sonando y me pusieron la primera dosis de la vacuna, una bandita mamey fosforito, que aun conservo de recuerdo, y me mandaron a una sala por unos quince minutos por si me daba una reacción alérgica. Me senté ahí y continuaron poniendo canciones de Coldplay como ‘Yellow’”, comentó Amaro.

Amaro recibió la primera dosis de la vacuna Pfizer porque es profesora de preescolar de un centro educativo en Kansas, profesión considerada como prioritaria en la fase dos de la vacunación en ese estado.

En la escuela donde trabaja vacunaron a trece miembros: a la directora, su asistente y un especialista de curriculum. Luego a profesoras que rotan entre los cursos porque tienen contacto con más de 250 niños cada día y otras personas que por su edad o condición médica fueron tomadas en cuenta para esta fase.

“Mi clase es la más pequeña de toda la escuela. Somos dos profesoras por clase, pero mi compañera rechazó la vacuna por motivos personales. Entonces de mi curso a mi asistente le tocaba antes que a mí pero ella no podía ir a la cita”, contó Amaro.

Al ser vacunada no sentía miedo ni ninguna molestia. “No me dolió, yo empecé a llorar pero no porque me dolió, era de felicidad. En ese momento solamente pensé eso me va  a permitir que mis niños vean mi cara, poder darle un besito a mis estudiantes, verme con mis amigos. No me dolió pero sí me puse a dar gritos, sentí esperanza por primera vez en un año entero”, dijo emocionada.

Un análisis de la vacuna Pfizer muestra que hay un 95 por ciento de efectividad contra el Covid-19 al menos 28 días después de haber sido suministrada la primera dosis. Mientras que en adultos mayores de 65 años la probabilidad era por encima del 94 por ciento.  Documentos oficiales de la empresa detallan que para 2021 podrían producir más de 1.3 billones de dosis.

Estados Unidos ha registrado un promedio de 27 millones de casos de coronavirus y 490,000 fallecimientos. En Kansas han reportado 288,717, cifra que representa el 1 por ciento de los infectados en esa nación.