Experto resta rigor técnico a señales de intervención

 Escuchar la voz de forma doble, sentir una supuesta interferencia o recibir llamadas de números desconocidos no son señales de intervención de un teléfono, son solo mitos urbanos no comprobados, según un experto en ciberseguridad que trabaja para un gigante de la tecnología global que accedió a conversar para Listín Diario, pero solicitó reservas de su identidad.

El experto explicó que es “imposible” detectar si un teléfono es intervenido a través de aplicaciones, métodos o señales que ofrecen diversas páginas web.

“Si un teléfono es intervenido por la telefónica, dígase por la vía legal, con una orden de juez, es imposible que el usuario pueda detectar por cualquier medio que su teléfono está siendo intervenido, el sentir estática o doble voz son solo mitos, nada comprobado”, expresó.

Durante las últimas semanas, el país ha sido sacudido por revelaciones de intervenciones telefónicas de las que han sido víctimas funcionarios públicos y dirigentes de partidos políticos de oposición.

Datos difundidos por el Poder Judicial muestran que se ha aprobado la intervención de 17,637 teléfonos en procesos de investigaciones de casos manejados por el Ministerio Público entre los años 2017 y 2018.

Respecto a ello, el experto manifestó que “las telefónicas solo permiten acceder a escuchas de llamadas, mensajes de texto (SMS) y los registros de los números en los de mensajería, debido a que existe un cifrado extremo que impide acceder”, indicó.

Ilegalidad
Del otro lado de lo legal, el experto, que trabaja para una multinacional, explicó que existen diversos métodos por los cuales una persona puede intervenir teléfonos, inclusive acceder a mayores contenidos y funcionalidades.

Indicó que la principal forma por la cual se podría acceder a intervenciones telefónicas ilegales es a través de la instalación de softwares que rompan cifrados o aprovechen alguna vulnerabilidad.

“La utilización de estos softwares permite acceder a conversaciones de WhatsApp, SMS, llamadas, guardar audios, tomar control remoto de ese teléfono, en general un uso casi ilimitado del teléfono intervenido”, expresó.

Sin embargo, señaló que estas prácticas requieren de conocimientos y técnicas de ingeniería social, la cual consiste en las habilidades para obtener información confidencial a través de la manipulación de usuarios legítimos.

En ese orden, expresó que por tratarse de métodos ilegales, es posible detectar la intervención mediante softwares y herramientas creadas por empresas especializadas de ciberseguridad.

La copia de la solicitud y de la decisión del juez para  intervenir un teléfono, es entregada a un fiscal. Si se autoriza, se entregará al fiscal el original sellado de la orden judicial que se remitirá a la  prestadora de servicio de telecomunicaciones.