Las dos caras de la pandemia

Con una mano levantada y en sillas de ruedas co­mo indica el protocolo de una alta médica, salió Jo­sé Solano de la unidad de coronavirus del hospital Luis Eduardo Aybar agra­deciendo a Dios por haber superado el coronavirus.

“Te pido que protejas a todo paciente, doctor y enfermera para que salga victorioso como has per­mitido que yo salga, en el nombre de Jesús”, rezaba Solano con sus ojos cerra­dos con la esperanza a flor de piel para que los demás ingresados por el virus sal­gan pronto de allí.

Globos azules y dora­dos, en especial, uno ca­racterístico que tenía impregnado la palabra “bienvenido”, adornaban la espera de los familiares al tiempo que aplaudían con sonrisas infinitas lue­go de vivir con angustia 12 días al saber que estaba co­nectado a un ventilador me­cánico.

“Como un propósi­to de Dios”, definió su re­cuperación cuando LIS­TÍN DIARIO se acercó para cuestionarlo sobre su inter­namiento, a la vez que su voz se notaba un poco agi­tada cuando se disponía a abordar el vehículo en que sería trasladado a su hogar.

A su lado todos
Todos los presentes se acer­caron un poco a José Luis para escuchar con exactitud el mensaje de aliento que desde el interior del hospi­tal se le notaba que quería expresar a todas las perso­nas que esperaban diagnós­ticos de sus familiares ingre­sados por coronavirus. “Mi Dios, que todos los que es­tén aquí sean cubiertos con la sangre de Cristo Jesús”, vociferó con energía.

La petición del recupera­do sirvió de consuelo a una familia que esperaba pa­cientemente la entrega del cuerpo de un familiar mien­tras se resignaban a aceptar su deceso.

Se trataba de una señora de unos 70 años que tenía al menos ocho días ingre­sada en el centro médico y lastimosamente falleció a causa del nuevo coronavi­rus.

Una de sus hermanas llo­raba desconsolada con la mirada fija en la ambulan­cia donde transportarían el cadáver hasta su última morada, con el remordi­miento de no poder ni si­quiera formalizar su último adiós.

Once nuevas muertes
Ayer, el Ministerio de Sa­lud Pública informó de 11 defunciones notifica­das en las últimas 24 ho­ras, mientras que hay 723 nuevos contagios reporta­dos, la menor cifra en esta última semana.

La cifra de fallecimientos en el boletín epidemiológi­co número 460 ya ascien­de a 3,769. De su lado, los contagios registrados tota­lizan 318,368.

Muestras procesadas
Las muestras procesa­das en las últimas 24 ho­ras han sido unas 6,060. Mientras que la positivi­dad diaria se posiciona en 16.52%, mientras que la de las últimas cuatro sema­nas desciende a 18.16%. En Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) las camas están ocupadas casi en un 70%; 453 de 659 están en uso.

Mientras que 1,294 de las camas Covid-19 tam­bién se encuentran ocupa­das. Esto representa el 48% de las 2,694 camas disponi­bles en el sistema sanitario.

Asimismo, más de la mi­tad de los ventiladores es­tán ocupados; de 523 ven­tiladores, 282 de ellos están brindando respira­ción a pacientes con el nue­vo coronavirus.

SEPA MÁS
Muere locutor Orlando Ortiz
Víctima de Covid.

Falleció este lunes el lo­cutor Orlando Ortiz San­tana, según confirmó el Círculo de Locutores Do­minicanos. Ortiz Santa­na fue la voz de la emi­sora Cima 100 FM, por la que ha sido histórica­mente conocido.

Su fallecimiento se pro­dujo a causa del Co­vid-19. La presidenta del Círculo de Locutores Do­minicanos, Ana Daisy Guerrero, expresó que la muerte de Orlando Ortiz representa un duro gol­pe para el sector.