Yeni se blinda ante los riesgos en su lucha contra corrupción

La directora de Persecución de la Corrupción Administra­tiva de la Procuraduría Gene­ral de la República, Yeni Be­renice Reynoso, aseguró ayer que los administradores de los bienes que han sido incau­tados en el caso Coral están siendo amenazados.

Reynoso, procuradora ad­junta, dijo que ha recibido tres denuncias de las perso­nas que se encargan de cus­todiar los bienes incautados, quienes aseguran sentir te­mor de que les pueda pasar algo.

Detalló que dentro de las personas que amenaza a los que tienen en custodia los bie­nes se encuentra un mayor que forma parte del supuesto entramado de corrupción, cu­yo principal acusado es Adán Cáceres Silvestres, ex jefe de seguridad del expresidente Danilo Medina.

Destruyendo pruebas

Dijo que desde el conocimien­to de la medida de coerción en contra de los encartados, el Ministerio Público viene advirtiendo que los impu­tados en el caso Coral están destruyendo pruebas que los pueden incriminar.

Durante el conocimiento del recurso de apelación que interpuso el imputado Tan­ner Guzmán, contra quien se dispuso su mantenimiento en prisión, Reynoso explicó al tri­bunal que es un modo ope­randi del entramado de des­truir pruebas.

La procuradora adjunta destacó que de los casos que lleva, principalmente de co­rrupción, el único que le ha quitado el estilo de vida es el caso Coral, donde incluso se mandó a darle seguimiento a través de dos militares de las Fuerzas Aérea Dominicana.

“El único caso que me ha obligado a cambiar mi estilo de vida es el caso Coral, por­que si es cierto honorables magistrados que dos perso­nas de las Fuerza Aérea, te­nían fotos, de mi casa, y de mi familia, que me daban se­guimiento”, acotó la ex fiscal del Distrito Nacional.