A Disney+ no le salen las cuentas: gana más suscriptores de los esperados pero pierde cada vez más dinero

A Disney+ no le salen las cuentas: gana más suscriptores de los esperados pero pierde cada vez más dinero

Disney anunció los últimos resultados de Disney+ con un sabor agridulce: aumentó en 14 millones su número de suscriptores, una gran noticia porque además la cifra esperada era de tan solo 10 millones. Sin embargo, pese a este aumento por encima de las expectativas, anunció una subida de precios para Estados Unidos. Suscripciones un 37% más caras, y además, añadiendo publicidad entre los contenidos (cuatro minutos por cada hora de contenido) a quienes elijan mantener el precio actual.

El desajuste llega porque el aumento de suscriptores no se ha traducido en un aumento de los beneficios: lo único que han aumentado son sus pérdidas. Y también por encima de sus expectativas: 1.100 millones perdidos frente a los 300 millones que esperaban dejarse por el camino. Una corrección demasiado severa para sus buenas cifras de registros.

Los tres servicios de Disney superan a Netflix

¿Por qué tantas pérdidas? Por un gasto agresivo en contenido, marketing e infraestructura tecnológica muy superior a sus ingresos, incluso con unas cifras de suscriptores que, dos años después de su lanzamiento, se van acercando al liderazgo del mercado. Solo en contenido gastará 30.000 millones de dólares en 2022.

Si Disney contempla este gasto como una inversión que podrá rentabilizar en el futuro de forma sostenida, estas pérdidas serán solo nubarrones temporales. Si en cambio son gastos que requieren convertirse en estructurales para mantener las cifras de suscriptores, el negocio peligra. Netflix ya tuvo que enfrentarse a ese problema.

De momento se avecina subida de precios en Estados Unidos, posiblemente como anticipo de lo que llegará a regiones como la europea, con el euro en caída libre frente al dólar y la inflación a doble dígito en países como el nuestro.

Una de las lecturas es que Disney, combinando sus tres servicios de vídeo en streaming (Disney+, Hulu y ESPN+) ya suma 221 millones de suscriptores. Un millón más que Netflix, que va acusando cabalgar en solitario frente a competidores que no parecen tener demasiados problemas.

Disney crece en usuarios por encima de sus expectativas a costa de una inversión récord que le deja en pérdidas

Apple TV+ sigue sin aumentar sus precios ni anunciar despidos; lo mismo que Prime Video. HBO, por su parte, está cercenando el catálogo de HBO Max… para anunciar su posterior fusión con Discovery+. Todas tienen un colchón, también Disney+, pero no Netflix.

Y otra lectura positiva para la empresa de Mickey Mouse: la amenaza de una recesión y la alta inflación no está reduciendo el número de familias que viajan a sus parques temáticos. Al contrario: esta división ha facturado 7.400 millones de dólares en el último trimestre con un beneficio de 2.200 millones.

El año pasado, todavía con las campañas de vacunación en curso pero con un panorama mucho mejor que en 2020, se quedó en 4.300 millones facturados y un beneficio de «solo» 356 millones. No solo por el aumento del turismo gracias a que la pandemia ya fue quedando atrás, sino también por detalles como que un mayor flujo humano en los parques permite vender más fast pass para saltarse las colas, por ejemplo. En muchos días hay más visitantes en un parque Disney que en 2019. Ahora queda que su servicio de streaming acompañe, no solo en sus cifras de usuarios, sino también en sus balances.


La noticia

A Disney+ no le salen las cuentas: gana más suscriptores de los esperados pero pierde cada vez más dinero

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Lacort

.