Memecoins y cómo estas criptomonedas de broma han acabado siendo algo muy serio (Despeja la X #140)

Memecoins y cómo estas criptomonedas de broma han acabado siendo algo muy serio (Despeja la X #140)

Mucha gente se toma ya muy en serio las memecoins, algo irónico si tenemos en cuenta que todas ellas nacen con la intención de ser básicamente una parodia de las criptodivisas.

Dogecoin abandera esta peculiar revolución con el apoyo de un Elon Musk desatado, pero junto a ella han aparecido recientemente otras como Shibacoin que están creciendo a ritmos alucinantes. La volatilidad es la norma, y hasta bitcoin parece una criptodivisa «estable» a su lado.

Para hablar de todo ello contamos en el episodio de hoy de Despeja la X con Enrique Pérez (@lyzanor), editor en Xataka, y con un servidor, Javier Pastor (@javipas), también editor en esta casa. La producción corre como siempre a cargo de Santi Araújo (@santiaraujo).

Escucha y suscríbete a ‘Despeja la X’

Dlx

A continuación puedes escuchar el episodio de esta semana. Si lo prefieres, puedes suscribirte directamente en cualquiera de las plataformas en las que estamos, así no tendrás que preocuparte cada vez que salga una nueva entrega.

Lo que empezó como una broma…

En diciembre de 2013 dos programadores se liaron la manta a la cabeza y lanzaron Dogecoin, una criptomoneda que era una parodia de las criptomonedas «serias» como bitcoin.

Esta última quería revolucionar el mundo financiero, pero en Dogecoin no había ninguna filosofía práctica, y era más un experimento con mucha ironía que otra cosa.

En los últimos tiempos el experimento se ha convertido en un fenómeno social. A ello han ayudado personalidades como Elon Musk, que lleva tiempo usando su influencia en Twitter para hablar de bitcoin y Dogecoin. Eso ha provocado subidas enormes del valor de estas criptodivisas, pero la cosa no se queda ahí.

De hecho en las últimas semanas han aparecido otras memecoins como Shiba, una criptodivisa que es una nueva parodia recurrente y que ha logrado crecer un 60.000% desde su creación. «La volatilidad es una droga», indican algunos expertos, y ciertamente esos crecimientos han hecho que hasta bitcoin parezca una moneda «aburrida».

Todo este fenómeno contrasta con esa idea de que estas memecoins son en cierto sentido «la criptomoneda del pueblo», porque los usuarios la ven como suya y pueden influir en su valor. Imposible saber hacia dónde irá todo esto, pero desde luego cada vez más gente está cayendo en esta nueva fiebre del oro.

Desde Xataka una vez más insistimos: estos activos son muy peligrosos como inversión, y aunque sus crecimientos sean asombrosos, también lo son sus caídas. Mucho cuidado si alguien va a meter dinero en este segmento: es recomendable que sean siempre cantidades pequeñas y que el usuario esté dispuesto a perder.

Cada semana, un nuevo capítulo

Y recuerda: cada jueves tienes un nuevo capítulo de nuestro podcast Despeja la X, en el que analizamos a fondo el gran tema tecnológico de cada semana.

¡Gracias por acompañarnos!


La noticia

Memecoins y cómo estas criptomonedas de broma han acabado siendo algo muy serio (Despeja la X #140)

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Pastor

.